Propaganda de guerra a ritmo de jazz

Se dice que la primera víctima de una guerra es la verdad y que la propaganda es un arma incluso más poderosa que el armamento bélico, precisamente porque tiene como finalidad evitar que los ciudadanos conozcan la verdad.

En esta ocasión quiero hablarte sobre una de las formas de propaganda más curiosas de entre las empleadas por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Se trata de una orquesta de jazz creada por el mismísimo Ministerio de Propaganda nazi, con el fin de enviar al enemigo mensajes desmoralizadores envueltos en famosas melodías de swing.

La propaganda es la actividad dirigida a propagar una idea. En la guerra, tiene como principal finalidad generar opiniones, emociones, actitudes y comportamientos que apoyen el cumplimiento de fines y objetivos nacionales. La propaganda de guerra emplea información falsa o parcial, aplicando lo que Arthur Ponsoby denominó los “diez mandamientos” de la propaganda (1928): divulgar ideas como que el enemigo es el único responsable de la guerra, el único que comete atrocidades voluntariamente… e incluso una idea tan eficaz como la de que «los que ponen en duda la propaganda de guerra son unos traidores».

Los propagandistas de guerra siempre han recurrido a los últimos avances tecnológicos en comunicación. Durante la Segunda Guerra Mundial, se asistió a un uso continuado de la propaganda como un arma poderosa, utilizando para ello todos los medios de comunicación que los contendientes tenían a su disposición, que en aquel momento eran principalmente el cine y la radio. Así por ejemplo, en Estados Unidos, a partir de su entrada en la Guerra, proliferaron las películas que promovían el alistamiento en el ejército, e incluso cortos de animación en los que se ridiculizaba a Hitler o Mussolini.

En la Alemania nazi ya existía, desde antes de la Guerra, un ministerio dedicado exclusivamente a esta labor: el Ministerio de Propaganda, creado en 1933 y al frente del cual estaba Joseph Goebbels, uno de los más estrechos colaboradores de Hitler.

Precisamente, este ministerio está detrás de uno de los ejemplos más curiosos de la propaganda de guerra. Se trata de la creación de una orquesta de jazz con el propósito de grabar y difundir canciones de swing en las que la letra se reescribe para incluir mensajes de pura propaganda de guerra.

El swing en Alemania

Durante los años 30, el jazz se había convertido en una música muy popular en Alemania. Berlín era considerada, junto a París, la capital europea del jazz, no solo por la frecuente visita de músicos americanos, sino también por la presencia de numerosos intérpretes y orquestas de músicos locales de muy alta calidad.

Con la llegada de Hitler al poder, el panorama se fue haciendo cada vez más difícil para todos ellos. Ya sabemos que el jazz no era muy bien visto por los ideólogos nazis, pues lo consideraban una música decadente hecha por judíos, negros y comunistas. De esta manera se presentaba en la exposición Entartete Musik (Música degenerada), que se realizó en Düsseldorf en mayo de 1938, en la que se trataba de ridiculizar no solo el jazz, sino también otros movimientos musicales de vanguardia, como del Dodecafonismo.

Charlie and His Orchestra

Todo eso no impidió que, en abril de 1940, el propio Ministerio de Propaganda alemán promoviese la creación de una orquesta de jazz subvencionada por el Gobierno, con intenciones propagandísticas.

Su dirección se encomendó a Lutz Templin, violinista y saxofonista que ya había dirigido diversas orquestas de baile desde los años 30. Templin fue reclutando a los mejores músicos de jazz de Alemania, con muchos de los cuales había trabajado anteriormente.

Finalmente se formó una banda de dimensiones variables (de 14 a 30 músicos). Sus integrantes eran, como decimos, buenos músicos de jazz, originarios tanto de Alemania como de los países ocupados -algunos incluso de origen judio-, que vieron cómo esta era la única posibilidad que se les presentaba para seguir tocando su música favorita. Como miembros de esta peculiar orquesta, tenían además otras ventajas, como la exención del servicio militar y un buen salario que les permitía vivir con bastante comodidad en esos tiempos tan duros.

Karl-Charlie-Schwedler
Karl “Charlie” Schwedler, cantante.

La banda se bautizó como Charlie and His Orchestra, por su cantante, Karl “Charlie” Schwedler, que en aquel momento era asistente científico en el Departamento de Asuntos de Radiodifusión del Ministerio de Asuntos Exteriores. Charlie había vivido en Estados Unidos entre 1923 y 1939, donde dirigió una agencia de conciertos, y por esa razón hablaba un perfecto inglés.

Entre los músicos de la orquesta hay que destacar algunos especialmente relevantes, como Willy Berking, trombonista, pianista y compositor, responsable junto con Templin y Franz Mück de los arreglos de la banda; Benny de Weille, clarinetista admirador de Benny Goodman, que había tocado con Teddy Stauffer, así como al frente de sus propias orquestas; o Fritz «Freddie» Brocksieper, batería y director de orquesta, que había tocado en varias bandas desde principios de los años 30. Su forma de tocar estaba muy influenciada por Gene Krupa y su composición “Cymbal Promenade” (1943) se considera un antecedente del rock’n’roll y una obra maestra del jazz alemán de la época.

Otros músicos que formaron parte de la orquesta fueron: Alfredo Marzaroli (trompeta), Baldo Maestri (saxo alto, clarinete), Barend «Bob» van Venetie (saxo), Cesare Cavaion (contrabajo), Charlie Tabor (trompeta), Cor Koblens (saxo alto, clarinete), Detlef Lais (saxo tenor), Eberhard Schmidt-Schulz (trompeta), Eugen Henkel (saxo), Ferri Juza (trombón), Folke Johnson (trombón), Francesco Paolo Ricci (saxo tenor, clarinete), Franz «Teddy» Kleindin (clarinete, saxo alto y violonchelo), Franz Mück (piano), Giuseppe Impallomeni (trompeta), Gustav Klein (violín), Helmut Steinmann (violín), Henk Bosch (trombón), Herre Jager (trompeta), Jean Robert (saxo, clarinete), Jos Breyre (trombón), Kurt Abraham (saxo tenor, clarinete), Kurt Wege (clarinete), Mario Balbo (saxo), Max Gursch (bandoneón, guitarra, piano), Meg Tevelian (guitarra), Otto Tittmann (contrabajo), Paul Wegener (contrabajo), Primo Angeli (piano), Renato Carneval (saxo alto, clarinete), Rinus van den Broek (trompeta), Robby Zillner (trombón), Tinus Bruyn (saxo alto, clarinete), Tip Tichelaar (trombón), Willi Hanuschke (violín).

Charlie and His Orchestra
Fritz Brocksieper a la batería, Lutz Templin al saxo, en pie.

Todos ellos habían tocado anteriormente en famosas orquestas alemanas de jazz como Die Goldene Sieben, Telefunken Swing Orchestra, The Lanigiros, o las orquestas de Adalbert Lutter, Michael Jary, Hans Rehmstedt, Hans Georg Schütz, Heinz Wehner, Willi Stanke, Helmut Zacharias, Günter Herzog y Kurt Widmann. Algunos incluso habían dirigido sus propias formaciones, como Benny De Weille, Kurt Abraham, Willy Berking, Fritz Brocksieper y Lutz Templin.

Como hemos comentado, la finalidad de Charlie and His Orchestra era hacer música de jazz, pero en lugar de tocar composiciones originales, interpretaban estándares de jazz con la letra convenientemente modificada para incluir mensajes de propaganda bélica. Así, el texto de las canciones era reescrito incorporando frases de exaltación de las victorias del ejército alemán, mensajes derrotistas o sarcásticos en contra de los aliados, ridiculización de sus líderes –frecuentemente se presenta a Churchill como un borracho y se asocia a Roosevelt con los judíos-, así como mensajes antisemitas y anticomunistas.

Se piensa que la versión “nazi” de la canción se elaboraba directamente en el Ministerio de Propaganda, o bien por el propio cantante, Karl Schwedler.

Estos mensajes eran dirigidos a oyentes británicos y estadounidenses, que se sentirían atraídos por la conocida melodía de la canción, con la intención de ganar su simpatía hacia el ejército alemán, de debilitar su moral o sembrar la desconfianza en sus líderes o en la marcha de la guerra para su país.

En casi todos los casos se sigue el mismo procedimiento: la canción se comienza a interpretar con su letra original pero, en la segunda o tercera frase, se introduce la nueva letra, que suele guardar bastante relación con la anterior, pero con las modificaciones necesarias para darle el pretendido sentido propagandístico. A veces la “versión nazi” de la canción se presenta con una dedicatoria o introducción del tipo «Here is Mr. Churchill’s latest song». Es el caso, por ejemplo, de The Sheik of Araby”:

Otras veces la nueva letra se canta desde el principio de la canción, como ocurre por ejemplo en St Louis Blues”:

En su primera frase, la versión original dice:

I hate to see that evening sun go down
Oh, I hate to see that evening sun go down
Cause my baby, he’s gone left this town

Mientras que la versión propagandística incorpora tan solo una variación en el tercer verso:

I hate to see the evening sun go down
hate to see the evening sun go down
‘cause the German he done bomb this town

El tema se introduce además con un comentario despectivo sobre el origen afroamericano de la canción:

A negro from the London docks sings a blackout blues

Normalmente la canción en cuestión se publica con el mismo título, aunque en ocasiones se le da uno nuevo acorde con la letra: por ejemplo “Submarines”, que es una versión de “Elmer’s Tune” (puedes escucharla en la lista de reproducción al final de esta entrada).

Solo unas pocas canciones de las grabadas por Charlie y su orquesta carecían de letra propagandística, respetando íntegramente su letra original. Es el caso, por ejemplo, de “Night and Day”:

Germany Calling

La orquesta tocaba en directo en las emisiones del programa de radio Germany Calling, primero un par de veces a la semana y posteriormente todos los días. Este programa, estaba dirigido por William Joyce, conocido como “Lord Haw Haw”, un fascista británico -aunque nacido estadounidense-, que en 1939 se había ido a Berlín y nacionalizado alemán.

Los programas, transmitidos en 30 idiomas, aunque principalmente en inglés, se grababan en estudio en Berlín y luego se retransmitían por onda corta y onda media desde estaciones de radio secretas. Las transmisiones llegaban al Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y a otros muchos países y se hicieron bastante populares entre los aliados. Se calcula que, solo en el Reino Unido, el programa tenía una media de seis millones de oyentes anuales. Se dice que incluso Churchill conocía la banda y que disfrutaba mucho con sus versiones.

En 1943, cuando comenzaron los bombardeos aliados sobre Berlín, la orquesta se trasladó a Stuttgart, junto con el resto del equipo de la radio, donde continuaron con su actividad hasta el final de la guerra.

Aparte de la intervención de Charlie and His Orchestra, el programa emitía “noticias” y en ocasiones se leían cartas que los prisioneros de guerra aliados enviaban a sus familias, lo cual contribuía a su popularidad entre los familiares de los soldados aliados en el frente.

La orquesta de Charlie realizó cerca de 200 registros, que fueron publicados, bajo el sello Klarinette und Mandoline, en ediciones limitadas de discos de pizarra (entre 50 y 100 ejemplares), para su retransmisión por radio, pero también para su reproducción en campos de prisioneros. Muchos de esos discos se han perdido, por lo que, en la actualidad son objeto codiciado de coleccionistas. De todas las grabaciones realizadas, pueden encontrarse en Spotify y YouTube unas 50 canciones.

En ningún caso las interpretaciones de Charlie y su orquesta se retransmitieron en la radio dirigida al público alemán. Como resultado, la orquesta de Charlie terminó siendo muy popular entre los oyentes británicos y estadounidenses y prácticamente desconocida para los alemanes.

El final de la guerra

Con el final de la guerra y la ocupación de Alemania por las tropas aliadas, William Joyce “Lord Haw Haw” fue detenido, juzgado y ejecutado. El cantante, Karl Schwedler, al parecer, trabajó como crupier en Berlín Occidental y residió en Baviera y Düsseldorf hasta que, en 1960, emigró con su familia a Estados Unidos, donde se convirtió en empresario, sin que nadie sospechase su pasado nazi. El director de la banda, Lutz Templin fue uno de los fundadores del consorcio de la radio pública alemana ARD, más adelante se dedicó a la grabación musical y terminó trabajando en el sello discográfico Polydor.

Otros miembros de Charlie and His Orchestra siguieron dedicándose a la música sin mayor problema. Unos cuantos se agruparon bajo la dirección del batería Fritz “Freddie” Brocksieper y tocaron regularmente en clubes de jazz en Stuttgart y Ludwigsburg, aprovechando su popularidad entre las tropas de ocupación por haber sido integrantes de Charlie and His Orchestra, la «orquesta del Dr. Goebbels».

Por último, hay que decir que, por parte del bando aliado, aunque no se llegó al extremo de crear una banda ex profeso para lanzar mensajes anti alemanes, también se compusieron y grabaron canciones alusivas al conflicto, algunas de ellas por destacados músicos de swing. Sirvan como ejemplos “Doing the Reactionary” de Cab Calloway o “(There’ll Be a) Hot Time in the Town of Berlin”, grabada, entre otros, por Bing Crosby y The Andrews Sisters, o la que se compuso para promocionar el personaje de Rosie the Riveter y el empleo femenino durante la guerra (puedes escucharlas en la lista de reproducción asociada a esta entrada).

Hay que hacer mención también a la utilización de la música, especialmente del swing, para el aumento de la moral de las tropas estadounidenses, a través de los espectáculos de la USO (United Service Organizations), mediante la creación de orquestas dentro del ejército (la más famosa la dirigida por Glenn Miller) y con los llamados Discos de la Victoria (V-Discs), a los que ya hemos dedicado otra entrada del blog.

Si quieres saber más te recomiendo el libro Hitler’s Airwaves: Jazz, Swing, and Nazi Radio Propaganda, de Horst Bergmeier y Rainer E. Lotz, así como el documental Propaganda Swing: Dr. Goebbels Jazz Orchestra (Florian Steinbiss y David Eisermann, 1991).

Y, como es habitual, te dejo una lista de reproducción donde puedes escuchar algunos de los temas comentados en este trabajo:

Anuncio publicitario

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.