Norma Miller

Hace tiempo que quería escribir sobre esta bailarina mítica, fuente de inspiración para todos los amantes del swing y bailarines de lindy hop. Hace poco he terminado de leer sus memorias (traducidas al español por Karen Campos McCormack: incluyo la referencia completa al final de esta entrada), de lectura obligada para todo lindy hopper, y creo que puede ser el momento de escribir algo, aprovechando también que este 2 de diciembre de 2019 se cumple el 100º aniversario de su nacimiento. Una lástima que no haya llegado a celebrarlo, aunque por muy poco, pues Norma falleció con 99 años el pasado 5 de mayo.

No es probable que la joven Norma Miller, de 10 años de edad, que desde su casa escuchaba la música divina que salía del cercano salón de baile Savoy, imaginase que casi un siglo después, al otro lado del Atlántico, alguien siguiese escuchando y vibrando con esa misma música.

Tampoco lo es que, cuando formaba parte de la mejor troupe de bailarines de lindy hop que jamás haya existido, pensase que en pleno siglo XXI su figura fuese considerada inspiración y modelo por miles de bailarines en todo el mundo que, con mayor o menor éxito, intentan emular su forma de bailar.

Afortunadamente ella misma fue testigo del renacimiento del swing y del lindy hop a partir de los años 80 y jugó además un importante papel en la formación e impulso de estas últimas generaciones de lindy hoppers y amantes del swing en general.

La vida de Norma Miller es un ejemplo de lucha contra las adversidades y superación. Nació en Nueva York el 2 de diciembre de 1919, hija de una emigrante caribeña y de un estibador del puerto de Brooklyn que murió un mes antes de que ella naciera. Creció en Harlem, la meca para multitud de afroamericanos que venían de los estados del Sur e incluso del Caribe, buscando una vida mejor.

La providencia hizo que su familia, compuesta por su madre, su tía, su hermana y ella, se instalase en un apartamento en la Calle 142, desde el que escuchaban a Duke Ellington y su banda en el Cotton Club, situado justo enfrente. En 1929 se trasladaron dos calles más hacia el sur, a un edificio situado, también providencialmente, en la parte de atrás del Savoy Ballroom.

La propia Norma describe en sus memorias cómo, en las noches de verano, se sentaba junto con su hermana Dot en la escalera de incendios del edificio para escuchar la música que salía por las ventanas abiertas del Savoy (Si quieres hacerte una idea de lo que escuchaba, te recomiendo que le des al play a la lista de reproducción que incluyo al final de esta entrada).

Apasionada de la música y el baile desde pequeñita, con doce años se iba a escondidas a bailar a las sesiones matinales dominicales del Renaissance Ballroom. Allí conoció a Frankie Manning, otro referente del lindy hop.

Poco después de ganar un concurso de baile en el teatro Apollo, Herbert White, encargado de sala del Savoy Ballroom que actuaba como mánager de los mejores bailarines de la sala, se fijó en ella y la fichó como miembro más joven del grupo de bailarines de lindy hop. Ahí comenzó su carrera de bailarina profesional.

El lindy hop había sido creado muy poco tiempo antes, en torno a 1926. Su centro neurálgico era el Savoy Ballroom, inaugurado ese mismo año. El Savoy era la sala de baile más grande de Harlem y se caracterizaba porque en ella no imperaba la discriminación racial típica de otros locales, es decir, se permitía la entrada tanto a blancos como a negros, y ambos compartían la pista de baile sin mayor problema.

savoy-ballroom

Cuando “fichó” a Norma Miller, Herbert White ya controlaba a los mejores bailarines del Savoy, que pronto empezaron a ser conocidos como los Whitey’s Lindy Hoppers (el primer nombre de la formación fue Whitey’s Hopping Maniacs), de los que ya formaban parte, entre otros, Frankie Manning, Leon James, Willa Mae Ricker, Al Minns y Billy Ricker.

Ya integrada en este conjunto, Norma Miller participó, junto con Billy Hill, en la primera edición del Harvest Moon Ball, el gran concurso de baile organizado en Nueva York en 1935. La pareja quedó entre las tres parejas ganadoras en la modalidad de lindy hop.

norma-miller-ensayo-Hellzapoppin_
Los Whitey’s Lindy Hoppers en los ensayos de Hellzapoppin’

El Harvest Moon Ball dio a conocer el lindy hop a nivel nacional e hizo que los Whitey’s Lindy Hoppers empezaran a ser demandados en todo tipo de espectáculos. El grupo se convirtió en una formación variable, de tal forma que no todos los bailarines intervenían en todos los espectáculos. Ese mismo año, Herbert White propuso a Norma hacer una gira por Europa junto con otros bailarines del grupo. Actuaron en Reino Unido, Suiza y Francia.

A su vuelta a Nueva York, Norma Miller participó con los Whitey’s Lindy Hoppers en un espectáculo protagonizado por Ethel Waters, con gira incluida por todo el país. Gracias a este espectáculo les contrataron para trabajar en la película A day at the Races (1937), de los Hermanos Marx. Aquí podemos ver la actuación de los lindy hoppers en la película.

Estamos en 1937 y Norma Miller tiene tan solo 18 años. Por cierto, que quienes tocan son la banda de Duke Ellington con Ivi Anderson como cantante. Y el bailarín con sobrepeso es Tiny Bunch (¡buenísimo!).

Dos años después, en 1939, se organizó la Exposición Universal en Nueva York, en la que el Savoy tenía su propio pabellón y los Whitey’s Lindy Hoppers eran las estrellas.

Los Whitey’s Lindy Hoppers ya funcionaban como un grupo versátil de bailarines que incluso se dividía en distintas formaciones para adaptarse a los espectáculos para los que eran contratados, siempre, eso sí, bajo la supervisión y control de Herbert White.

Así, por ejemplo, Norma Miller no participó en la grabación de las películas Manhattan Merry-Go-Round (1937) o Radio City Revels (1938), en las que sí intervenía Frankie Manning, pero sí en Keep Punching (1938), en la que el conjunto baila la famosa rutina Big Apple y algún otro número:

Norma también interviene en la archiconocida escena de lindy hop de la película Hellzapoppin’ (1941). El número es fantástico desde todos los puntos de vista: primero en el aspecto musical, con Slim Galliard (piano, guitarra), Slam Stewart (bajo) y Rex Stewart (trompeta). Luego, la brillante escena de baile constituye probablemente el más conocido número de lindy hop jamás grabado. En esta escena intervienen, además de Norma y Billy Ricker, las parejas  formadas por William Downes y Frances «Mickey» Jones, Al Minns y Willa Mae Ricker, Ann Johnson y Frankie Manning:

Además, mientras graban Hellzapoppin’ son contratados para participar en un corto musical de Duke Ellington: Hot Chocolate-Cottontail (1941):

La entrada de los Estados Unidos en la Guerra Mundial en diciembre de 1941 propició al poco tiempo la disolución de los Whitey’s Lindy Hoppers, debido principalmente al reclutamiento de los miembros masculinos del conjunto.

Fue también el punto de inflexión en la carrera de Norma Miller que quería explorar otras formas de baile. Compatibilizó su formación como bailarina con el trabajo como coreógrafa en el Small’s Paradise de Harlem. Después trabajó con varias compañías de baile en la costa oeste hasta el final de la guerra.

Después de la guerra, todo empezó a cambiar: la influencia de los ritmos latinos era cada vez mayor, el lindy hop empezó a pasarse de moda y Harlem comenzó a degradarse debido a la droga y la delincuencia.

No obstante, Norma Miller no paró de trabajar, como bailarina, coreógrafa y productora de espectáculos. En 1952 formó su propia compañía, los Norma Miller Dancers, de la que formaban parte Billy Ricker, su antigua pareja de baile, y Charles “Chazz” Young, hijo de Frankie Manning.

norma-miller-billy-ricker
Norma Miller y Billy Ricker

Según ella misma cuenta en sus memorias, “los Norma Miller Dancers disfrutaron de muchos años de éxito haciendo giras con los grandes del mundo del espectáculo, pero llegados a principios de los años sesenta ya no era rentable viajar con un grupo tan numerosos. Me vi obligada a recortar el conjunto; opté por prescindir de las chicas y nos convertimos en Norma Miller and Her Jazzmen”, entre los que seguían estando Billy y Chazz. Ambas formaciones trabajaron en diversas ocasiones con la banda de Count Basie.

norma_miller_3
Norma Miller and Her Jazzmen

En 1968 decidió dar un nuevo giro a su carrera , disolvió la compañía y comenzó una nueva etapa como humorista de la mano del también humorista Redd Foxx. Trabajaron juntos muchos años y juntos escribieron la Redd Foxx Encyclopedia of Humor. Durante esos años Norma compatibilizó el humor con el baile, formando pronto otra compañía llamada Norma Miller Jazz Dancers.

norma-miller-redd-foxx-encyclopedia

En los 80 comenzó el descubrimiento y recuperación del lindy hop por las nuevas generaciones, movimiento en el que Norma Miller, junto con Frankie Manning, Al Minns y otros bailarines de la vieja escuela, jugó un papel fundamental. Ellos, que habían sido los creadores del lindy hop, enseñaron este estilo de baile a toda una generación que comenzó a bailar en los años 80 y de los que hemos aprendido nosotros.

Junto con Frankie Manning, Norma realizó la coreografía de las escenas de baile en las películas Malcolm X (1992) y Swing KidsRebeldes del Swing (1993), que contribuyeron en gran medida a la popularización del lindy hop a nivel mundial. También participaron en las coreografías de la serie  Stompin’ at the Savoy (1992):

Tanto Frankie como Norma apoyaron activamente la New York Swing Dance Society y otras asociaciones que fueron surgiendo para promocionar el swing y el lindy hop. Hasta el final de sus vidas ambos han actuado con verdaderos embajadores del lindy hop, enseñando a bailar y, sobre todo, transmitiendo los valores y el espíritu de este baile allá donde se lo solicitasen, porque como ella misma decía “aunque Harlem lo creó, el Lindy Hop pertenece a todo el mundo”.

Por último, no quiero cerrar esta entrada en el blog sin recomendar de nuevo la lectura de sus memorias, traducidas al español:

Norma Miller y Evette Jensen: La reina del swing. Traducción de Karen Campos McCormack. Ediciones Carena, Barcelona, 2018. (enlace)

Y no puedo dejar de incluir una banda sonora a esta historia, para lo que me permito enlazar una lista de reproducción creada precisamente por la traductora de sus memorias, Karen Campos:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.