Divas del swing en la España de Posguerra: Rina Celi

La música jugó un importante papel en el triste escenario que se abría tras la finalización de la Guerra Civil en España en 1939. Junto a la llamada música española (principalmente la copla y el flamenco), en la España de los 40 también se escuchaba y se bailaba swing.

De todos los músicos y cantantes de la época, sobresalieron algunas vocalistas que podriamos llamar «las divas del swing en la España de postguerra». Voy a ir hablando sobre ellas en diversas entradas de este blog. Espero que su música os enganche tanto como a mí. Empiezo por la que más me gusta: Rina Celi.

La primera vez que oí hablar de Rina Celi fue en un concierto de Pia Tedesco, en el que interpretaba algunas de sus canciones. Fue sin duda la reina del swing en nuestro país.

Su verdadero nombre fue Honorina Cano Esconchel. Nació en Barcelona en 1920 y debutó en noviembre de 1940 en el teatro Tívoli de Barcelona. Según se dice, fue la primera cantante en utilizar micrófono en sus actuaciones en directo. Fue vocalista de las mejores orquestas, como las de Ramón Evaristo, Sebastián Albalat o Casas Augé, la Orquesta Demon, la Orquesta Casablanca, la Orquesta Gran Casino o la Orquesta Plantación, hasta que en 1944 formó su propia orquesta, dirigida por Casas Augé.

rina celi

También hizo una pequeña carrera cinematográfica, en películas como Las tinieblas quedaron atrás (M. Iglesias, 1947) o Alas de juventud (Antonio del Amo, 1949).

Alas de juventud-Rina Celi

A finales de los 40 fue evolucionando hacia un género más arrevistado y estrenó con compañía propia ¡Escándalos!, anunciada como “genuina revista jazzística”.

En algunos aspectos de su biografía se mezclan realidad y leyenda. Así, por ejemplo, se dice que un colaboracionista nazi, Auguste Ricord, miembro de la Carlingue, la Gestapo francesa, durante el régimen de Vichy, le ofreció hacer carrera en París a cambio de que espiara para la Gestapo, algo a lo que ella se negó rotundamente. Sí que es cierto, sin embargo, que actuó a beneficio de la División Azul en el Circo Price de Madrid en noviembre de 1941.

De su repertorio es difícil hacer una selección. A mí me encantan «Un día de esos», versión de «Some of these days», tema grabado por Louis Armstrong, Cab Calloway o Ella Fitzgerald; «Tarde de fútbol», que fue durante un tiempo sintonía del programa de radio Carrusel deportivo; «Una casita», un divertido fox-bugui en el que plasma el «quiero y no puedo» de la época en lo que se refiere a la vivienda; o «Campanas al vuelo», versión de «Someone stole the Gabriel’s horn», grabado por Bing Crosby, Eddie Condon o Jack Teagarden.

Tenía facilidad para el scat, recurso muy jazzístico, como se puede ver en «Un día de esos», «Sucedió en abril», «Franqueza» o «Gracias, no hay de qué».

Podéis encontrar todos estos temas en la siguiente playlist:

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.